Compartir

Después de varios y serios contratiempos; Amazon Studios se negó a distribuir el film, algunos actores y actrices como protesta donaron su caché por el pasado de Woody Allen y las acusaciones de abuso sexual, nunca bien comprobadas por lo menos hasta ahora. Finalmente se estrenó en algunos paises, latinoamericanos, europeos y por supuesto nuestro Uruguay. En EE.UU. todavía no tiene fecha de exhibición.

Es un retorno de Woody Allen a  Nueva York, su ciudad más querida. Con una historia cuyo tiempo real es un fin de semana que deciden pasar dos jóvenes universitarios, Gatsby Welles (Timothée Chalamet) y Ashleigh Enright (Elle Fanning), que viven un incipiente romance. Aprovechan para divertirse y pasear ( por lo menos es la intención) a que ella tiene que hacer una entrevista para la publicación de la universidad, a un director de cine (Liev Schreiber).

Los desencuentros en la Gran Manzana

Sin embargo, una serie de desencuentros va a complicar las intenciones del muchacho. Ese es el punto de partida donde Allen pone en juego, a manera de “vodevil”, la comedia ligera con toque frívolo,  incorporado en un relato donde despliega por un lado  lo romántico, y por otro una suma de acontecimientos que tienen que ver con sus propias preocupaciones que ha desplegado en toda su filmografía, esta es su cincuenta película. Esto es: las relaciones de mujeres y hombres, el amor, el sexo. Envueltos en un sutil humor, aquí están presentes, aunque la muerte (otra de sus preocupaciones)  no está. Claro, ello se debe a que los protagonistas son muy jóvenes y la muerte es algo lejano en veinteañeros.

Empero, en todo el andamiaje de la trama se nota cierta nostalgia muy “alleniana” con referencias cinéfilas y literarias: el personaje Gatsby recuerda al de la novela (escrita en 1925) de F. Scott Fitzgerald.

La lluvía, es otra de sus preferencias, la colocó hábilmente en “Medíanoche en París”. Y ahora se convierte en un protagonista subjetivo de los acontecimientos, porque acompaña a Gatsby en su desambular por calles, también, en cierta manera, a Ashleigh en la suma de encuentros, además del director, con su guionista (Jude Law) y con un actor famoso (Diego Luna). Por supuesto, todo ese transitar por Nueva York, por Central Park, está fotografiado por el italiano Vittorio Storaro (79) lo que suma una cálida belleza.

Es oportuno aclarar

Woody Allen tiene detractores mucho antes de las acusaciones, que opinaban y opinan que el director se repite. Claro, hay también admiradores que ven “todo bien”, y hay terceros que intentamos ser objetivos. Este cronista que uds. están leyendo, a lo largo de los años ha resaltado una coherencia estética y ética en las propuestas del director neoyorquino. Es cierto, en una filmografía con altibajos, después de todo el señor Allen no es una máquina de hacer perfecciones. Pero ha dejado una lista difícil de superar de buenas películas. Claro, entre ellas no está “Un día lluvioso en Nueva York”. Empero, a pesar de todo, tiene cualidades que la diferencia como un film que busca con una historia de amores contrariados interesar al espectador. Lo hace con un resultado menor, si lo comparamos con títulos importantes de su autoría (“Dos extraños amantes”, Hannah y sus hermanas”, “La rosa púrpura del Cairo”, “Días de radio”, “Zelig”, Manhattan”, “Match point”, “Medíanoche en París”, son algunos ejemplos de una lista más numerosa). Pero al mismo tiempo ese hombre, que en diciembre cumplirá 84 años, es capaz a su edad de crear situaciones de emociones y sentimientos que se transmiten al espectador y logran esa “mágica” comunicación, que toda propuesta debe incluir. A pesar de ciertas flaquezas que lo acercan a situaciones de melodrama de telenovela ( el diálogo confesional de la madre de Gatsby), tiene otras secuencias que recuerdan la mano de un singular creativo; resaltando la ingenuidad de Ashleigh (espléndida Elle Fanning), la soledad melancólica de Gatsby refugiándose en los recovecos de Nueva York (calles, bares, pianos y lluvia que lo acompañan).

A todo ello se suma el elenco, que como en toda película de Allen funciona como una maquinaria bien aceitada que se mueve sincronizada.

Si, es cierto es un film menor. Pero que encantador.

“Un día lluvioso en Nueva York” (A rainy day in New York) EE.UU. 2017. Producción: Letty Aronson. Dirección: Woody Allen. Guión: Woody Allen. Fotografía: Vittorio Storaro. Montaje: Alisa Lepselter.  Elenco: Timothée Chalamet, Elle Fanning, Selena Gómez, Jude Law, Liev Schreiber, Diego Luna, Cherry Jones, Rebecca Hall, Annaleigh Ashford, Will Rogers, Kelly Rohrbach, Suki Waterhouse, Griffin Newman, Ben Warheit. Duración 92 minutos.