Compartir

Spider-Man: Far from Home,  no sólo es una continuación de Spider-Man: Homecoming (2017), sino también un epílogo de la saga Infinity. Aunque la lucha contra Thanos ya es historia, los personajes de la Universo Cinematográfico Marvel no han olvidado los crueles acontecimientos del pasado. Por el contrario, las víctimas aún son perceptibles y en muchos han dejado ciertos traumas. Especialmente para el joven Peter Parker ( Tom Holland ) quien está luchando con la pérdida de la figura paterna que tuvo en Tony Stark ( Robert Downey Jr. ).

Dicho seguimiento a la historia es una decisión lógica por parte de los guionistas Chris McKenna y Erik Sommers , que deben llenar ciertos baches de la historia pasada: la nueva aventura del arácnido tiene como eje a Peter Parker ( Tom Holland ) y su nuevo plan de confesar finalmente sus sentimientos a su compañera de clase MJ ( Zendaya ). ¿Qué mejor manera de hacerlo que aprovechar el viaje de su clase a Europa? Desafortunadamente, hay varias personas que probablemente van frustrando sus planes, sobre todo Nick Fury (Samuel L. Jackson), quien necesita de la capacidad de Spider-Man para hacer frente a una nueva amenaza, y que a pesar del apoyo de Mysterio ( Jake Gyllenhaal ), apenas logra detener a enormes seres que aterrorizan la tierra. Y así, el adolescente no tiene más remedio que deslizarse en su traje una y otra vez, sin que nadie sepa de su identidad secreta, en particular sus compañeros de clases.

 

En principio, notamos cierta prisa por resolver preguntas que quedaron en el aire  en Endgame; después de todo, nos encontramos en un punto de la gran historia de Marvel en la que se eliminó la mitad del universo y luego se devolvió en un transcurso de cinco años.

El encanto de Spider-Man: Far From Home es entonces, como la de su antecesor directo, aquí alguien debe ser un héroe que en realidad no puede serlo. Peter es un adolescente que, por un lado, quiere hacer cosas de su edad y le gusta ser este superhéroe por momentos, pero está plagado de muchas dudas. Por encima de todo, está enamorado. Y si los adolescentes están enamorados,la salvación del mundo de su inminente destrucción, debe esperar. Una y otra vez, ambos deseos chocan, la tierra debe estar protegida de peligros amenazadores, mientras que al mismo tiempo un niño inseguro quiere conquistar a su companera. Todos hemos estado allí, pero sin trajes ajustados.

 

Este contraste vuelve a ir acompañado de mucho humor. Esto no es raro, es la marca de la franquicia, el concepto de su éxito. Pero solo unas pocas partes logran implementar esto con naturalidad. Esto crea humor de la situación, no porque se haya establecido un estilo de narración ya conocido. Al mismo tiempo, sin embargo, el aspecto emocional es tan fuerte como en casi ninguna otra película de Marvel. Precisamente porque Peter Parker no es la figura heroica de los adultos, sino un niño normal que, por casualidad, tiene superpoderes, y que es fácil identificarse con él. Spider-man se ve a sí mismo como un héroe del vecindario, incluso cuando está girando a través de alturas vertiginosas, lanzando saltos mortales o salvando edificios del colapso.

En esta secuela, sin embargo, hay un gran lío, demasiado grandes son los saltos tonales entre las secuencias. Spider-Man: Far From Home funciona mejor cuando se embarca en un viaje de secundaria y explora el entorno social de Peter. Sin embargo, una vez que la trama del héroe entra en vigencia, el guión solo hace malabares con grandes palabras de moda, pero en ningún momento proporciona la profundidad requerida.

 

Esto es especialmente molesto porque la película gira completamente después de su primera hora. Es interesante que exista un giro inesperado, pero es tan poco explicado que tan solo lo aceptamos tal como es, sin buscar mucha explicación.

La mayoría de los argumentos en la discusión iniciada sobre el poder, la confianza y la responsabilidad simplemente se introducen por la superficie. Spider-Man: Far From Home podría ser una fascinante instantánea de un mundo vacilante, pero al final, una serie de pensamientos a medias se apoderan de la narrativa, mantenida unida solo por la musicalización enérgica de Michael Giacchino .

 

Incluso en los pocos momentos en que Spider-Man: Far From Home se supera a sí mismo y nos da una idea de lo perturbadora y emocionante que podría ser esta película, la narrativa fracasa en términos de puesta en escena. Jon Watts , quien ya era el director de la primera entrega, sucumbe en muchos momentos al estilo apático del universo Marvel e incluso hace que los ajustes europeos propicios se desvanezcan en situaciones sin sentido. .

Aquí, Spider-Man: Far From Home se enfrenta a un problema similar al de Doctor Strange y las películas de Ant-Man : tan pronto como los espacios (cinematográficos) cambian y revelan nuevos niveles, una iconoclasia que debería tomar el control de esta posibilidad y aprovecharlas como lo que son, historias salidas de los comics.

 

Al final, todo está un poco abarrotado. El grandilocuente final es tan fuerte que nos hace olvidar los muchos momentos forzados de la trama intermedia. Vemos el resurgir del héroe que será el posible líder de la nueva generación de héroes en este vasto universo de personajes, de como, despues de tantas dudas, encuentra su propósito y el balance a una tan joven edad.

En cualquier caso, el oponente tiene una presencia apreciable y una base emocional posible e interesante, la motivación aunque posiblemente no justificada, si es comprensible, mayor aún para los fanáticos. Pero a pesar de estos pequeños defectos, Spider-Man: Far From Home es  uno de los mejores títulos del universo Marvel, entre otras cosas porque Tom Holland llena este personaje familiar con tanta vida, encanto y alegría contagiosa que te animas a seguirlo en este viaje escolar.

 

 

Ruben Peralta Rigaud
Editor en cocalecas.net, Colaborador en SensaCine, Listin DiarioRevista CineastaNota Clave, Cultura Colectiva y Ritmo de la Manana. Miembro de OFCS, FFCC, MPAA  Rotten TomatoesBFCA y ICS
Seguilo en INSTAGRAM y todas sus redes sociales.