Compartir

Se acaba de estrenar en nuestras salas el biopic musical dedicado a la vida de Elton John. Originalmente narrada comienza cuando Elton hace un click en su vida e ingresa en una sesión de terapia de grupo, allí comienza a hacer un recorrido introspectivo de toda su vida, desde su niñez a los 5 años cuando su nombre era Reginald Kenneth Dwight hasta la década de los 80.

En sus narraciones y sus recuerdos nos enteramos de como fue su niñez, sus comienzos musicales, la relación con sus padres y su rápido ascenso a la fama, derivando en graves adicciones auto destructivas, entre ellas las drogas y el alcohol.

La dirección del film estuvo en manos de Dexter Fletcher, con un guion de Lee Hall. Quien interpreta al icónico músico es Taron Egerton. Su letrista y  mejor amigo, Bernie Taupin es actuado por Jamie Bell,  Richard Madden (a quien todos reconocen por su papel de  Robb Stark en la serie GOT) es John Reid amante y representante de Elton y Bryce Dallas Howard caracteriza a la madre del cantante.

Sin duda alguna, cuando nos encontramos frente a un film basado en la vida de un personaje al que todos conocemos, la intriga de ver cómo se lo va a mostrar y la curiosidad por descubrir cosas que antes no sabíamos es mayor. Esta película deja al descubierto una etapa oscura en la vida del cantante y la forma en que logra salir de toda esa situación, con un mensaje donde lo más importante es el perdón y pedir ayuda.

Por tratarse de una biografía, por ser musical y por ser parte del Rock de los años 70 / 80 es casi imposible no caer en la comparación con la reciente y galardonada Rapsodia Bohemia, y realmente las comparaciones son injustas cuando una ya dejó marcado  un target tan alto en todos los sentidos, pero uno no puede evitar hacerlo y compara. Si bien Taron Egerton realizó una excelente interpretación y los cambios en el tiempo están realizados de una forma fluida y original por momentos se vuelve un poco densa y aburrida, cargada de momentos fantasiosos que responden más a los sentimientos, sensaciones y alucinaciones que vivía el cantante en esa época que a la realidad.

Es muy probable que esta vez no salgas del cine deseando escuchar una y otra vez los temas ahí presentados, aunque esto es muy subjetivo y todo depende de los gustos musicales de cada espectador.