Compartir

Los trabajos audiovisuales del director uruguayo Carlos Ameglio (23 –junio-1965) tienen el humor como herramienta narrativa.

 Desde el cortometraje “Los últimos vermicelli” (1987) codirigido con Diego Arsuaga, el mediometraje de sesenta minutos “El hombre de Walter” (1995), “La cáscara” (2007), hasta la serie para la televisión, “Psiconautas” realizada para Turner Broadcasting System Latinamerica en 2016. Claro, un humor muy especial que no busca la risa sino la complicidad del espectador.

Algo de eso hay en “Porno para principiantes”, para lograrlo arma un relato de equivocos. A: llama la atención con el título. B: aclara que no son profesionales. C: coloca al argentino Martín Piroyansky y al uruguayo Nicolás Furtado en circunstancias absurdas. El primero es un  entusiasta que realiza filmes, de ciencia ficción-terror, con su novia de protagonista. El segundo es un empleado de un videoclub. Que tienen como común denominador el cine, que los une en una amistad.

Propuesta dudosa

La trama se complica cuando aparece el actor argentino Daniel Aráoz (en la ficción un delincuente), que les ofrece dinero para que hagan una película porno. A partir de ese momento el guión (Ameglio, Leonel D’Agostino, Bruno Cancio) se acerca a la comedia de tono surrealista. Es decir, busca por medio de situaciones absurdas llegar al humor. Colocando, a su vez, ingredientes atractivos para aficionados, que tienen que ver con lo cinéfilo; recuerdos de años de VHS, referencias al director alemán Win Wenders, el argumento de la película porno se parece “A la novia de Frankenstein” (1935) de James Whale. Son, por otro lado, los motivos por los cuales Piroyansky acepta hacer el porno, además del dinero y particularmente la actriz (la brasileña Carolina Manica) de la cual se enamora.

Los vaivenes del relato

Ameglio, le imprime un ritmo ágil que, sin embargo, no es constante como requieren las comedias alocadas. Empero, si bien tiene altibajos (lo previsible de los comentarios, sin gracia, de una empleada respecto a un casting de actores pornos, por ejemplo) acierta con las vueltas de tuercas que se desembocan en lo inesperado que puede resultar el futuro de los protagonistas y donde se luce el actor uruguayo Roberto Suárez. Claro, que las escenas donde interviene Piroyansky mantienen el ritmo adecuado de comedia absurda que corresponde a su excelente capacidad histriónica. Seria injusto no mencionar al resto del elenco (Furtado, Aráoz…) que desempeñan con absoluta profesionalidad sus roles.

Lo destacado es Carlos Ameglio, que se atreve a abordar un género poco frecuentado por el cine uruguayo.

“Porno para principiantes”. Uruguay, Argentina 2019. Dirección: Carlos Ameglio. Guión: C. Ameglio. Leonel D’ Agostino, Bruno Cancio. Fotografía: Diego Rosenblatt. Montaje: Mariano Baez. Elenco: Martín Piroyansky, Nicolás Furtado, Daniel Aráoz, Roberto Suárez, Carolina Manica, Nuria Fló. Duración 88 minutos.