Compartir

El prólogo, que tiene lugar en 1986, lleva al espectador a un parque de atracciones en la ciudad costera de Santa Cruz, en California. La atmosfera contada desde la perspectiva infantil de la pequeña Adelaide (Madison Curry), nos muestra el ajetreo y el bullicio en el recinto ferial que parece intimidante para una niña. Particularmente atmosférica es una escena en la que el protagonista entra en un cuarto de espejos y tiene una experiencia no muy agradable.

Casi treinta años después, Para las vacaciones de verano, ya de adulta, Adelaide (Lupita Nyong’o) regresa con su esposo, Gabe (Winston Duke), y sus dos hijos, Zora (Shahadi Wright Joseph) y Jason (Evan Alex), a su hogar de infancia, ubicado en la costa en el lado norte de California. Perseguida por un trauma de un hecho ocurrido en el parque, y con una serie de extrañas coincidencias, Adelaide se queda viviendo en paranoia. Ella está convencida de que su familia está en peligro, pero no sabe por qué. Después de un día en la playa con sus amigos, la familia regresa a la casa de vacaciones. Cuando cae la noche, Jason ve las siluetas de cuatro personas que se toman de la mano en el camino de entrada. La familia descubre con terror que los intrusos, bajo su aspecto grotesco, son sus dobles.

Las expectativas de “Us” son, en consecuencia, altas. Para muchos el título de terror más esperado del año, gracias a su sensacional tráiler. En parte, la segunda película de Jordan Peele también cumple con estas expectativas, pero en parte no. Cabe mencionar de antemano: con su trabajo, el director y guionista una vez más refuerza su ambición de mezclar vigorosamente un género que no es necesariamente conocido por su innovación y este hace su propia versión del mismo, y su propia visión también.

Con su debut como director con «Get Out», Jordan Peele, conocido principalmente como comediante, logró hace dos años darle un giro al cine de terror con un clásico moderno; una sátira con muchos motivos cómicos, en el sentido más verdadero de la palabra, mostrando la brecha entre la sociedad blanca y negra dentro de los EE. UU. Peele entiende el juego con opuestos, con el tácito, siempre creando una subliminal amenaza. Una cosa ha logrado, en el caso de «Us», es que no hay duda de a qué género pertenece la película. Sin embargo, eso no significa que Peele, quien es responsable del guión y la dirección, esté contento con la simplicidad; por el contrario, “Us” no está lejos de ser cruda y más directa en su motivación de horror, pero la película es intelectual en sí misma y es un juego fascinante de símbolos y asociaciones.

El director de fotografía Mike Gioulakis, quien anteriormente fue responsable de ideas inusuales en “Under the Silver Lake” y “It Follows”, evoca imágenes en pantalla que son mucho más artísticas y expresivas que la mayoría de sus colegas. Ya sea que las sombras de los Wilson paseen por la arena de la playa, o hacernos sentir que nos perdemos en un parque de diversiones, o cautivarnos con escenas de animales surrealistas, desde el primer hasta el último minuto, es un regalo visual, cuyos numerosos detalles probablemente tengan una explicación al final de la película.

Por encima de todo, el reparto tiene su parte en el hecho de que la película es diferente del resto de las contribuciones de género. Lupita Nyong’o en un doble papel, al mismo tiempo que personifica a una madre cariñosa y una loca caricatura de ella misma. El contraste entre los momentos anormales y los extraños es mucho más pronunciado aquí que con “Get Out”, lo que conduce a una atmósfera tensa a la que es necesario acostumbrarse. Las pesadillas están llenas de locuras que recuerdan a las comedias de zombies, sin que la mezcla tenga ningún sentido.

El doppelganger en el cine siempre ha sido considerado como el malvado sin alma, en resumen: lo opuesto a la imagen del hombre mismo. Ahora Jordan Peele permite que estos dos, el bien y el mal, se encuentren directamente y creen un terror definitivo. De repente, también tenemos que lidiar con los rincones más oscuros de nuestra alma, que de otra manera generalmente ignoramos. Pero con esta simple línea de pensamiento, deja al cineasta de autor y no se abre directamente con tanta fuerza para invitar a otros motivos de pensamiento. Como mencioné al principio, Peele quiere crear miedo. Y él tiene éxito al establecer «Us» como un clásico impactante de invasión de hogares, solo con la variación de que aquellos que aterrorizan a la familia Wilson se ven exactamente como ellos mismos.

La idea de encarnar a los protagonistas y sus respectivos dobles por el mismo intérprete contribuye al hecho de que “US” se está abriendo paso lentamente en el subconsciente de la audiencia. De todos modos, no es una película fácil de seguir. La historia es básica, a pesar de la extraña premisa. Una y otra vez, Peele construye referencias y alusiones, dibuja abismos, lo que puede temer que haya mucho más detrás de lo que muestra. Pero al final lo deja con alusiones crípticas. A diferencia de “Get Out” que es a veces sutil, “Us” sigue sin estar completamente clara en qué significan los extraños motivos y acciones de los invasores. Comparable a “Under the Silver Lake” del año pasado, la película puede resultar frustrante, decepcionante o desafiante de acuerdo al espectador. Sin embargo, la película ciertamente no es aburrida, especialmente para los fanáticos del cine de género.

 

Ruben Peralta Rigaud
Editor en cocalecas.net, Colaborador en SensaCine, Listin DiarioRevista CineastaNota Clave, Cultura Colectiva y Ritmo de la Manana. Miembro de OFCS, FFCC, MPAA  Rotten TomatoesBFCA y ICS
Seguilo en INSTAGRAM y todas sus redes sociales.