Compartir

Jorge Mario Bergoglio ( Jonathan Pryce) de Buenos Aires, recibió el segundo mayor número de votos cuando Joseph Aloisius Ratzinger ( Anthony Hopkins) fue elegido Papa en 2005. Luego de varios años de escandalos detras del papado de Benedicto (Ratzinger), decide renunciar, pero coincidiendo con un viaje de Bergoglio al palacio de verano del Papa en las afueras de Roma, deseando presentar en persona su propia solicitud de retiro; el Papa lo rechaza, aparentemente porque tal retiro sería visto como una crítica a su propio liderazgo y por que Benedicto tenía una propuesta ya hecha para Bergoglio.

No tienes que ser creyente católico, para conocer sobre el papa o de sus funciones, The Two Popes no se trata de los errores cometidos por la iglesia o Benedicto, a pesar de presentar la trama secundaria del primer Papa en renunciar en más de 700 años. Tampoco se trata del escándalo que ha afectado a la iglesia por muchos años. Es una película sobre diferencias y convicciones. En un mundo donde el poder y la autoridad están plagados de corrupción, el guión de Anthony McCarten no presenta personajes que buscan imponer su razón, sino una narración sobre la búsqueda de humanidad y misericordia entre dos personas de iguales creencias pero diversos ideales. Pryce (The Wife) ofrece una actuación extraordinaria como el Papa actual, mientras que el arco del personaje de Hopkins presenta una evolución fascinante.

Pryce y Hopkins expresan los complejos sentimientos de sus personajes diametralmente opuestos pero extremadamente civiles en los movimientos de sus ojos y caras. El desempeño de Hopkins es especialmente físico, interpretando el papel de un papa callado que no era conocido por su retórica sino por una rígida lealtad a la vieja forma de hacer las cosas.

Pryce como Francis, por otro lado, es el reformador radical en el corazón de la campaña para modernizar la Iglesia Católica. La actuación de Pryce es más verbal y casi por extensión que la del protagonista, hablando en perfecto español, latin e ingles. La dirección de Fernando Meirelles (Ciudad de dios, The Constant Gardener) es inteligente, ya que usa su cámara de manera liberal para potenciar los primeros planos de estos dos estupendos actores. La ágil edición de Fernando Stutz, acompañado de un guión ingenioso de la tinta de Anthony McCarten (The Darkest Hour, The Theory of Everything) le dan al espectador una mirada fascinante sobre la política y las responsabilidades del papado. Esos interminables diálogos estimulan el pensamiento crítico de una de las religiones más conservadoras que existe.

Una de mis secuencias favoritas es cuando conocemos a un joven Francis (interpretado por Juan Minujín) profundizar en la ética y la historia de vida de alguien que muchos de nosotros admiramos pero que pocos conocemos. Es en estos momentos que la película corre el mayor de sus riesgos pero también tiene los mayores beneficios..


The Two Popes no es necesariamente una joya en las filmografías de Pryce y Hopkins, ni siquiera del director, pero es un trabajo que dará mucha discusión, no solo por las nuevas posiciones que está adoptando la iglesia católica, sino por humanizar a dos seres humanos que son reverenciados y para muchos son impolutos. Al final, son solo eso, seres humanos con convicciones diferentes acerca un mismo método.

—————————————————

Ruben Peralta Rigaud
Editor en cocalecas.net, Colaborador en SensaCine, Listin DiarioRevista CineastaNota Clave, Cultura Colectiva y Ritmo de la Manana. Miembro de OFCS, FFCC, MPAA  Rotten TomatoesBFCA y ICS
Seguilo en INSTAGRAM y todas sus redes sociales.