Compartir

El hecho de que DC y Warner Bros. no hayan podido establecer su propio universo cinematográfico inspirado en el de Disney y Marvel, tiene sus aspectos positivos. Con apenas unas cuantas películas, la calidad que presentaron no fue la mejor (o al menos a nivel de calidad y aceptación del paralelo universo Marvel), así que los responsables de una película tan trivial como Joker no habrían dado luz verde.

Arthur Fleck ( Joaquin Phoenix ) es un perdedor desde la distancia. Cuando no está en casa cuidando a su madre Penny ( Frances Conroy), hace girar carteles publicitarios de ventas callejeras en nombre de una agencia de payasos. Su vida es sombría y consiste en ser invisible para los demás y ser maltratado por quien quiera. Sin embargo, y apesar de todo lo mencionado, Arthur solo quiere una cosa: hacer felices a las personas. Suceden varias situaciones que eventualmente lo intensificaran a él y a su psicosis: es golpeado y humillado varias veces, pierde su trabajo, el servicio social cierra y con él su acceso a medicamentos, su madre sufre un derrame cerebral y Arthur, en una situación bien específica toma la justicia en sus manos. Y es allí donde la espiral a la locura inicia.

Arthur, quien es el narrador de la trama, no es una persona confiable, ya que alterna la narración entre su imaginación y su psicosis teñida de realidad. Todo esto es de esperarse si conoces el personaje del Joker. También se espera que la presentación sea extremadamente intensa, después de todo, este es el sello distintivo y el gran arte de Joaquin Phoenix. Todo esto es fascinante y está bien hecho. Con cada minuto que pasa, va más y más profundo, extendiéndose mucho más allá de la zona de confort de la audiencia.

Desde los primeros minutos, nos queda claro que Arthur no es una persona malvada. De hecho, el excelente trabajo del guión de Phillips y la interpretación extraordinariamente inmersiva de Phoenix, naturalmente nos hace empatizar con el hombre solitario, ridiculizado por todos y con un pasado que es difícil de definir como un eufemismo. Un ser que a pesar de la opresión que tiene que soportar todos los días, tiene un gran sueño: cumplir con las expectativas de su madre enferma y hacer reír a la gente, quizás conquistando un lugar en el programa de televisión de Murray Franklin (Robert De Niro), quien por el momento solo lo puede mirar en la televisión de su estrecho departamento.

Pocas películas van tan bien y tan lejos, permitiéndose tanta repugnancia como “Joker”, y eso es muy bueno. El cine y el arte pueden y deben ser incómodos, porque cada película es, como siempre en el arte, hija de su tiempo y es imposible, especialmente en estos días, separar completamente el trabajo de la sociedad en la que se creó: se condicionan entre sí, se reflejan, se distorsionan, y se influyen mutuamente. Ese es el poder de contar historias, de crear imágenes.

Arthur deambula como un fantasma entre los giros y vueltas en una ciudad decadente, desbordante de basura e insatisfacción, para llegar a fin de mes con pequeños trabajos promocionales. Cada contacto humano se ve socavado por su enfermedad mental, mantenida minuciosamente a raya por medicamentos.

La reacción a Joker es bastante visceral, que se siente en el estómago. Para algunos puede ser simplemente la vehemencia de las representaciones mismas. Pero debajo hay otro nivel aterrador que gradualmente desaparece de la película. Y esto es al menos aleccionador, si no altamente problemático. Parece que el cineasta y guionista Todd Philipps puede no estar consciente de ello, pero Joker es un verdadero regalo para el populismo actual, especialmente los fanáticos, los oprimidos, los pistoleros y los derechistas, porque les crea una figura decorativa, tal como hizo Scarface hace unos 40 años.

Arthur fue abusado de niño, tiene una mala madre, es humillado y no recibe suficiente atención de las mujeres. Todo esto y más, se construye de manera sistemática y repetitiva en la película y proporciona una base ideológica para el desenlace. Todo lo que ocurre, es justificado en pantalla, pero no solo justifica a la gente en la historia, nos da a nosotros, los espectadores, una morbosa justificación de sus acciones. Diabolicamente estamos de su lado y queremos ser parte de su séquito. Y, por así decirlo, esta construcción que la película crea en más de la mitad de su tiempo, también incluye la clásica estrategia, que es tan exitosa en el populismo de derecha en todo el mundo. Ellos son «los otros», y en Gotham, son «los de allá arriba», pero bien podrían ser los extranjeros, los refugiados o cualquier otra persona. Agregue a eso una pequeña estrategia de conspiración y un  narrador poco confiable, cuya historia está perfectamente en el tiempo actual de las noticias falsas.

Hay un momento de la película, en las afuera de un cine en donde se proyecta el filme Tiempos Modernos que presenta una brillante metáfora de Charlie Chaplin sobre la deshumanización y alienación del proletariado, y en una rara incursión de la realidad en el imaginario ficticio de Gotham. Una multitud enojada protesta contra lo que no es solo una noche de gala, sino también sobre todo un símbolo de poder, culpable de haber dejado a una gran parte de la comunidad en la desgracia. Este peligroso grupo de personas simbólicamente usa una máscara de payaso (como V for Vendetta), influenciados por un hecho previo.

El Arthur Fleck de un sorprendente Joaquin Phoenix, desde el interior de ese cine mira siniestramente al magnate Thomas Wayne (Brett Cullen), padre del pequeño Bruce (Dante Pereyra-Olson) y la cara de un posible renacimiento de Gotham, lo mira desde la distancia con desdén y con mucho rencor. En unos segundos, Philips combina el descenso progresivo al infierno de nuestro personaje a la par con su entorno.

Aquí hay que olvidarse del histrionismo del Joker de Jack Nicholson y el agente del caos por Heath Ledger (el Joker de Jared Leto lo olvide por completo). El Joker de Phoenix es el último de los últimos, el producto natural de Gotham de principios de la década de 1980 pintado por Phillips, tan similar al New York representado magistralmente por Martin Scorsese en Taxi Driver. Una metrópolis masacrada por la suciedad, el desempleo y el crimen, que tiene la mejor perspectiva de mantener el status quo y que se convierte en un personaje real en la película, envolviendo la transformación de Arthur en su oscuridad.

Phillips da un paso fundamental en la historia del género de superhéroes, superando la trágica epicidad de la trilogía de Nolan desde la derecha, rechazando tanto las venas oscuras del Batman de Burton, así como las atmósferas pop y despreocupadas del Universo cinematográfico de Marvel, eligiendo el camino del realismo puro de una sociedad desilusionada y resentida. Sin efectos especiales, sin escena de acción caótica, sino solo un rechazo de una sociedad en la que una acción es suficiente, incluso incorrecta y loca, para convertirse en el ídolo de las personas y alcanzar la popularidad más deseada de la manera más inesperada.

Joker es una película de este tiempo, una que está a la altura y celebra los antojos de la  locura y eso la convierte en una película muy problemática. Porque proporciona un nuevo ícono para el odio, el asesinato y el abuso, con todo un conjunto de legitimaciones. Este comodín es la excusa de proyección perfecta, ya que incluso la más mínima ambivalencia y la última chispa de disgusto por la falta de humanidad al final de la película se ahoga en un baño de sangre, por lo que el personaje aún se celebra como un nuevo dios.

Solo el tiempo nos dirá si podemos atribuirle a Joker la etiqueta de obra maestra, marca cada vez más abusada. Por el momento, podemos contentarnos con disfrutar de una obra que logra modernizar de una manera completamente original un personaje tallado en la imaginación colectiva, mezclando el imperioso hito del nuevo Hollywood con una crítica social actual, arrastrando el espectador en un vórtice de reveses emocionales que te dejara conmocionado durante varias horas después de salir de la sala. Y si esto no es una obra maestra, sin duda es un milagro para el cine estadounidense contemporáneo.

—————————————————

Ruben Peralta Rigaud
Editor en cocalecas.net, Colaborador en SensaCine, Listin DiarioRevista CineastaNota Clave, Cultura Colectiva y Ritmo de la Manana. Miembro de OFCS, FFCC, MPAA  Rotten TomatoesBFCA y ICS
Seguilo en INSTAGRAM y todas sus redes sociales.