Compartir

Lo que se narra en «Hotel Mumbai» es indescriptible. La película se basa en hechos reales que tuvieron lugar en noviembre de 2008, cuando diez miembros de Lashkar-e-Taiba, una organización terrorista islamista, llevaron a cabo un ataque sin sentido, brutal y demente contra los ciudadanos de Mumbai, comenzando desde la estación del tren, continuando sin parar hasta el hotel Taj, quien estaba alojando muchos invitados importantes, especialmente desde los Estados Unidos.

El director australiano Anthony Maras trae la intensidad necesaria para mantenernos interesados a pesar de su explícita violencia a lo largo de la película. El sentimiento de tristeza, incomodidad y desesperanza me fue latente. Co-escrita por John Collee y el mismo Maras, quienes hacen malabares con los muchos escenarios de una historia real, saltando entre los personajes antes de unirnos a ellos. El director, hace lo que tiene que hacer con su película, porque un ataque terrorista debería ser incómodo. Así que no puedo decir que la misión no tuvo éxito, aunque al final, en particular, termina trivializando estos eventos horribles y queriendo forzar un final feliz, después de tanta muerte y desesperanza, solución que no es tan refinada como el arte real.

De hecho, el temperamento de los personajes es impenitente en su violencia. Hotel Mumbai es una película sombría y opresiva donde, una vez que los terroristas ingresan al hotel, el horror no tiene fin. Observamos la practicidad de estos hombres cuando comienzan a disparar a las personas de habitación en habitación, abriendo fuego en un vestíbulo abarrotado. Para mi, la secuencia más fuerte, es un momento en el que obligan a la recepcionista a llamar a los invitados y las ejecutan, solo por que si.

Dev Patel, Armie Hammer, Nazanin Boniadi, Anupam Kher y Jason Isaacs, guían esta historia asombrosamente real y proporcionan la mejor pesadilla posible. Estos rinden un homenaje a cada desafortunada alma que no ha sobrevivido al ataque. La cinematografía de Nick Matthews Remy, también sabe cómo hacer un impacto visual y con o sin violencia.

«Hotel Mumbai» brillantemente presenta una tensa puesta en escena y llena de actuaciones emocionalmente poderosas que dejarán a toda la audiencia aturdida hasta el centro. Y si hay algo que se debe quitar, es que no importa lo difícil que un grupo particular de personas pueda tratar de romper nuestros espíritus, corrompiendo la mente, la religión o cualquier otra moral en la que se base. La escena final del «Hotel Mumbai» se puede usar como prueba de que las personas pueden ser asesinadas, pero lo que hay en ellas no morirá.

A diferencia de muchas otras películas que toman historias de la vida real, los hechos reales benefician al filme aquí. Es muy incómodo presenciar la violencia sin sentido, precisamente porque sabes que no hay un superhéroe o un John McClane que de repente aparece y salva el día. Simplemente seguimos a personas comunes y corrientes que no han hecho nada malo, que se ven de frente con la muerte, porque alguien no está de acuerdo con su manera de pensar.

 

Ruben Peralta Rigaud
Editor en cocalecas.net, Colaborador en SensaCine, Listin DiarioRevista CineastaNota Clave, Cultura Colectiva y Ritmo de la Manana. Miembro de OFCS, FFCC, MPAA  Rotten TomatoesBFCA y ICS
Seguilo en INSTAGRAM y todas sus redes sociales.