Compartir

Mucha gente se pregunta si estamos frente a una historia real o simple ficción, y déjenme decirles que no, no está basada en hechos reales, pero esta ubicada en un momento del tiempo que si paso y nos presenta personajes que si existieron, como si Tarantino no estuviera de acuerdo (¿quien podría estarlo?) con lo que durante estos días sucedió y quisiera darle una vuelta de tuerca a la realidad.

Ya desde su título nos esta diciendo “Te voy a contar un cuento”, una fábula que te hará pensar en ciertas cosas de la vida y de la naturaleza propia del ser humano.

 

Está situada en Los Ángeles en 1969 en un momento de cambio para la industria del cine, al final de la época dorada de Hollywood.

 

En este clima nos encontramos con Leonardo DiCaprio que interpreta a el reconocido actor “Rick Dalton”, protagonista de una serie televisiva del género Western, que fue éxito entre 1958 y 1963 que en la actualidad está luchando por triunfar en el nuevo cine y contemplando la idea de viajar a Italia donde el “Spaguetti Western” esta triunfando. Junto a él está su doble de acción y mejor amigo “Cliff Booth” (Brad Pitt) quien lo ha acompañado a lo largo de su carrera, recibiendo los golpes y haciendo el trabajo duro, pero que nunca logró destacar ni separarse para tener una carrera propia, y en la decadencia de Dalton ha quedado relegado al papel de “mandadero” del actor, sirviendo de chofer, casero, reparador y consejero.

En paralelo y entrelazada a esta historia tenemos por un lado a los recientes vecinos de Rick que son Sharon Tate y Roman Polanski, que están viviendo el éxito del nuevo Hollywood luego del éxito que significo “El bebé de Rosemary”, y por el otro la vida hippie de la “Familia Manson” en el Rancho Spahn.

 

El film tiene una duración de 2hs 45min. Esta escrita y dirigida por Quentin Tarantino y representa la 9na. película de este director. Entre los puntos a destacar no solo está la ambientación, sino también el vestuario y las caracterizaciones. Y a nivel actuación tengo que decir que DiCaprio destaca en absoluto.

Alerta de Spoiler

Tal vez a partir de acá haya algún tipo de spoiler y quieras volver a leer después de ver la película

 

Si ya la viste, o si no te importa mucho verla luego de saber algunas cosas que pueden ser más significantes cuando son sorpresa, podes seguir leyendo.

Si estas por fuera de lo que sucedió entre la familia Manson y Sharon Tate, tal vez sería bueno que lo leas y lo investigues un poco, hay infinidad de textos, películas documentales, testimonios etc. Pero creo que la mayoría sabemos de que se trata y lo triste y aberrante que fue ese incidente, no solo por el hecho en sí, sino por el agravante de que Tate estaba embarazada de 8 meses y medio. Cuando supe de esta película y que temas iban a estar rondando en su trama, una de las cosas que más me intrigaba y preocupaba al mismo tiempo era saber como el director iba a resolver ese tema, acostumbrados a sus escenas ultra-violentas me temía que este asunto se mostrara o se reviviera como el horror que fue y no estaba conforme con la idea de verlo tan crudamente plasmado en la pantalla. Seguramente Tarantino sentía lo mismo, y con esta película no solo realizó un homenaje  al Hollywood de esa época sino que nos dio un nuevo final, una nueva historia, la que debería haber sido.

El pensamiento del director queda plasmado bien claro en uno de los diálogos que Rick Dalton sostiene con su agente Marvin Shwarz (Al Pacino). Shwarz quiere salvar su carrera invitándolo a Italia y le quiere hacer ver que seguir apareciendo como el malo en  shows ajenos solo hace que de a poco el publico lo remplace por nuevos héroes. Marvin le pregunta a Dalton ¿Porque siempre morís al final de cada show? y este le responde porque soy el malo, los malos siempre mueren. Y creo que ahí está la clave, los malos siempre mueren (en el cine, en los cuentos), lamentablemente la vida real no es así. Pero en una fabula que comienza diciendo “Había una vez….” todo final es posible, toda injusticia es salvada, y haber cambiado la historia real, la aberración real, por un final violento al estilo Tarantino, donde por momentos es tan sangriento y absurdo que no sabes si seguir mirando, si reírte o que, es tan genial como tranquilizante. Los malos mueren los buenos festejan.