Compartir

Esta es una película basada en un personaje, el de los villanos de historieta, que sin embargo se aleja de los malos habituales del género.

Esa  distancia incluye que no haya, entre otras cosas, efectos especiales aparatosos, con edificios y autos destrozados. Si, hay una aproximación a una cruel realidad con ciudad Gótica ( de la ficción) muy parecida a  ciudades de la realidad con ratas, suciedad, paredes pintadas y mucha violencia.

Guasón / Joker

Claro, el personaje en cuestión es el Guasón del título. Creado por el dibujante e ilustrador Jerry Robinson junto a Bob Kane y Bill Finger para DC Comics en 1940. La Autoridad del Código del Comics (Comics Code Authority) creada por la Asociación  de Revistas de Historietas en 1954 para verificar el contenido de las historietas, en cuanto al grado de violencia y sexo, dado que la gran mayoría de los lectores eran niños y adolescentes, censuró al Guasón por su agresividad.  Ello concuerda con el Guasòn, demasiado infantil, de César Romero de la televisión.

Esto cambió cuando el personaje llegó al cine. Directores (Tim Burton, Christopher Nolan, David Ayer)  y actores  (Jack Nicholson, Haeth Ledger, Jared Leto) de las distintas versiones, le dieron una impronta que abarcaba una variedad amplia de perversidades, pero siempre siguiendo las reglas del comportamiento de los villanos tradicionales.

El Joker de Todd Phillips

El director estadounidense Todd Philips (12/12/1970) director entre otras, de las tres películas “¿Qué pasó ayer?”, da un giro en su filmografía y se coloca en una postura revisionista del personaje que nos ocupa. Él mismo ha manifestado en una entrevista para la publicación de cine Empire Magazine, que en realidad el protagonista de su película es Arthur Fleck y no Walter Todorovich, nombre real del Guasón de Jerry Robinson. Por lo tanto todo el relato se convierte en una indagaciòn de la conducta de Arthur Fleck; un hombre desdichado, que cuida a su madre enferma, trabaja de payaso promocionando a diferentes negocios, quiere, más desea hacer stand-up (sin suerte) y es blanco de burlas, también de golpes, por su patología psiquiátrica que lo lleva a reirse en los momentos menos adecuados.

El guión de Todd Phillips y Scott Silver va pautando la vida de Fleck aportando datos con la intención deliberada a que el espectador sienta cierta empatía por ese hombre que la sociedad rechaza. Toda  la primera parte está dedicada a mostrar las diferencias sociales, remarcadas con dramatismo; la falta de medicación para la madre, por la falta de presupuesto de la institución del estado encargada de la salud, o el incidente del tren donde se a muestra tres jóvenes bien vestidos, que luego de molestar a una muchacha provocan al payaso.

Poco a poco Arthur Fleck va cambiando, se percibe ante tanta humillación que algo va a suceder. Y ahí en ese punto preciso se produce un giro que puede llegar a confundir, aprobando la violencia como una respuesta válida a la injusticia. Empero, la propuesta no se agota en esos episodios trágicos, que se suceden como explosiones de conductas alteradas, llega hasta explicar el porque del odio del personaje, ya convertido en Guasón, a Bruce Wayne, o sea el futuro Batman.

A esta altura el lector se puede preguntar: ¿ es una crítica al sistema, que permite la marginación de seres desvalidos? La respuesta está en la misma propuesta: Phillips toma un personaje de ficción, por más datos un supervillano, y lo convierte en una victima creíble, pero que a su vez es un criminal, lo que resulta ambiguo. Algo parecido a lo que Scorsese proponia en “Taxi Drive” con Travis Bickle.

Lo cierto es que Phillips presenta una propuesta sombria y fatalista. Fleck no tiene una salida buena, está condenado a ser villano, los únicos momentos placenteros son productos de su imaginación, lo demás es oscuridad.

Los buenos resultados

Aquellos seguidores de los filmes de superhéroes vs. Supervillanos, se encontraran con algo muy diferente, no hay ni unos ni otros. Sin embargo, se encontraran con una oferta que apuesta a señalar los matices que hay entre los seres humanos y el sistema que los puede absorber, hasta convertirlos en individuos despiadados. Para ello se cuenta con una historia bien narrada que incluye puntos de encuentros con film-noir, drama, policial, hasta pasajes musicales, ilustrada por la excelente fotografía de Lawrence Sher. Por supuesto,  Joaquim Phoenix, como Arthur Fleck/Guasón, es parte importante del buen resultado, la risa estruendosa que él convierte en una queja patética es uno de los logros que llega a conmover, a pesar de lo negativo del personaje.

“Guasón”, es una película seria que escapa a lo que Hollywood nos tiene acostumbrados con las propuestas basadas en historietas y lo mejor, hasta ahora, de Todd Phillips.

“Guasón” (Joker) EE.UU. 2019. Dirección: Todd Phillips. Guión: Todd Phillips y Scott Silver. Fotografía: Lawrence Sher. Montaje: Jeff Groth. Música: Hildur Gudnadóttir. Elenco: Joaquin Phoenix, Robert De Niro, Frances Conroy, Zazie Beetz, Brett Cullen, Brian Tyree Henry, Mac Marun, Dante Pereira Olson, Douglas Hodge, Sharon Washington.