Compartir

Esta película uruguaya dirigida por los hermanos Antonaccio (Bernardo y Rafael) tiene una estructura de cuento corto. Es decir, hay un comienzo, un desarrollo y un desenlace que precipita el final. Uds. dirán como todo relato. Si claro, pero la diferencia está en el buen manejo del tiempo, procurando que las partes de la narración no se alarguen demasiado, ni que tampoco se acorten excesivamente. En ello el guión escrito por los hermanos Antonaccio acierta interesando a los espectadores por la suerte de los cuatro protagonista; Alicia (Paula Silva) que llega al pueblo donde nacio con Bruno (Augusto Gordillo) su novio de la capital, visitando a Tola (Luis Pazos) y Tincho (Rafael Beltran) sus amigos de la niñez y adolescencia, además Tincho fue su primer novio.

              El calor, los deseos ocultos y las malas intenciones

El desarrollo transcurre en un día de campo que los jóvenes realizan al lado de una cantera abandonada, en el presente un lago de agua clara que invita a zambullirse en su frescura. Mientras se va haciendo el asado, beben cerveza y conversan.

Claro, no es todo lo grato que habian deseado. Porque cierta tirantez se percibe y crece entre Bruno y Tincho. Ese malestar es manejado por los Antonaccio, jugando con dosis de suspenso. Dando pistas, una mirada, un gesto, un insulto, sospechas de uno y de otro. Lo irónico de algunas palabras, el intercambio de reproches apaciguados por las bromas del otro amigo.

                  La descarga de la tormenta    

El desenlace acumula toda esa tensión como una descarga de una tormenta que estalla. A ello apuesta toda la película; a llevar al  espectador por un camino preparado para que advierta que “algo” puede pasar, algo va a suceder… y sucede. Empero, no es fácil adivinar qué. Y esto habla bien de la película, “lo impensable” es una preocupación del guión bien llevado. Utilizando el thriller, esa palabra inglesa muy frecuente cuando se habla de filmes, que resulta un recurso efectivo (cuando está bien hecho y aqui lo es) para aumentar la ansiedad del público por saber cual es el final que les espera a los protagonistas, y hasta los últimos minutos todo es incertidumbre.

Un buen comienzo para Bernardo y Rafael Antonaccio, debutantes en un largometraje. Recibieron el premio del público del 22 Festival Internacional de Cine de Punta del Este.

En el pozo”. Uruguay 2018. Dirección y guión: Bernardo y Rafael Antonaccio. Fotografía: Rafael Antonaccio. Montaje: Magdalena Schinca y Javier Devincenzi. Dirección artística: Juan Sebastián Gutiérrez. Música: Hernán González. Elenco: Paula Silva, Augusto Gordillo, Rafael Beltrán, Luis Pazos, Natalia Tarmezzano.