Compartir

Del 16 al 22 de mayo se llevó a cabo en Movie Punta Carretas el 7º Festival de Cine Europeo, presentado por la Delegación de la Unión Europea y con  una seleccionada lista de catorce películas que anteriormente han participado en festivales internacionales y han obtenido importantes premios.

Una de las obras seleccionadas para esta edición es una dulce y original  comedia con situaciones dramáticas que comienza con la excusa de un documental y termina convirtiéndose en una road movie llamada «El Rey de los Belgas».

Llega desde Bélgica, Bulgaria y Países Bajos, con guion y dirección de Peter Brosens y Jessica Woodworth.

La historia comienza cuando El rey de los belgas está de visita oficial en Estambul, junto a su séquito y un cineasta contratado por la Reina para realizar una cuidada biografía de su perfecto hijo. Todo se desmorona cuando reciben la noticia de que Bélgica colapsó y El Rey debe volver urgentemente para salvar su reino. Lamentablemente una tormenta  cósmica hace que las comunicaciones se corten y se deban cerrar  los medios de transporte autorizados para El rey. Sin aviones ni teléfonos, con la ayuda del cineasta inglés, un grupo de música y un plan de camuflaje logran cruzar la frontera de incógnito. Ahí  comienza  para él y todo el equipo una odisea a través de los Balcanes en la que descubrirá el mundo real, y a él mismo.

Tiene muchos puntos a favor como por ejemplo introducirnos en la historia sin profundizar demasiado en la situación política, haciendo que sea entendible pero sin abandonar la comedia que es el objetivo principal. Está hecha de manera respetuosa e inofensiva. Hace que de a poco nos vayamos interiorizando con los personajes que con sus diversas características se ganan nuestro corazón. Es original desde el punto de vista no solo de la trama sino que en su estética, ya que está realizada pretendiendo ser un crudo que luego tendrá que ser editado por el cineasta.

Fue nominada a mejor comedia Europea en los Premios del Cine Europeo.