Compartir

Después de que Walter White ( Bryan Cranston ) lo liberó de las garras de los nazis en una sangrienta acción kamikaze, Jesse Pinkman ( Aaron Paul ) está huyendo. Primero, debe deshacerse del vehículo que se llevó para su escapada, un «El Camino», y segundo, buscar dinero para empezar su nueva vida. Pero no queda mucha gente para ayudarlo, y por supuesto, después de la acción de Walter y la masacre ocurrida, es también perseguido por los demonios de su pasado.

El Camino: una película de Breaking Bad comienza con un flashback. Jesse y Mike ( Jonathan Banks), el ex policía perfeccionista y hábil, conversan sobre dejar el negocio de las drogas. Esta escena de apertura no solo muestra el final de la película, sino que también deja en claro que El Camino está dirigido a los fanáticos de la serie: el efecto emocional llega solo si reconoces el lugar y lo que ocurriría tan pronto termine esta conversación. Solo con esta subestructura, esta secuencia de entrada es excelente.

Vince Gilligan nos ha demostrado con su trabajo que es capaz de cualquier milagro televisivo. Transformando a un profesor de química ordinario en un nuevo Scarface , construyendo un episodio completo sobre cazar una mosca, extrapolando un solo espectro de personaje de su maravillosa Breaking Bad y convirtiéndolo en una máscara trágica y astuta de éxito y aceptación. Con “El Camino – La película de Breaking Bad”, Gilligan se atreve aún más, incluso poniendo su mano en el sublime final de la serie para dar una conclusión más profunda al personaje de Jesse Pinkman, socio comercial del icónico Walter White .

Gilligan nos relaciona directamente con el final de Breaking Bad y describe el escape de Jesse, interrumpido una y otra vez por flashbacks, en los que enfoca el cautiverio que Jesse tuvo al final de la serie. No solo el epónimo El Camino juega un papel importante, sino también lo hace uno de los villanos finales de Breaking Bad, Todd ( Jesse Plemons ), a quien Gilligan usa para sacar a la superficie lo grotesco y psicópata detrás del rostro y acciones inocentes del personaje.

Cuánta vida real y sincera había en ese final, con Jesse y Walter despidiéndose sin palabras degradantes, solo con una mirada de comprensión, como un preludio del adiós de White a su único amigo. El reto de superar esto, era mayor para el autor.

Gilligan demuestra una vez más ser un maestro en montar una tensión casi asombrosa sobre la nada, cincelando pensamientos y estados de ánimo con diálogos efectivos y delineando los lados más oscuros del alma humana, dando vida a una película con una matriz de suspenso, enriquecida por el paso continuo entre diferentes planos temporales y capaz de traspasar abiertamente, como ya Breaking Bad lo hizo, en un oeste contemporáneo, donde la frontera entre el bien y el mal es extremadamente delgada.

También en los flashbacks, el enfoque se centra principalmente en Jesse, en la representación de su colapso, las cicatrices en su cuerpo y las constantes pesadillas. Gilligan está tan cerca de Jesse que en realidad solo hay una secuencia larga sin Aaron Paul. El actor demuestra una vez más que este es su papel, que no ha pasado en vano en Breaking Bad, y sigue tan brillante. Aunque ahora es seis años mayor no necesita efectos digitales.

El dominio de su personaje también ilustra la mayor debilidad de El Camino, porque aunque Gilligan pasa casi dos horas solo con Jesse, uno no debería esperar un desarrollo del personaje por encima de lo ya conocido. Aunque esto se alega (especialmente en dos grandes flashbacks), la insistencia en el trauma del encierro, podría resultar redundante por momentos. Además, el nuevo «villano» es obviamente una mera herramienta para presentar un obstáculo final que Jesse todavía tiene que saltar en su camino hacia la libertad.

La clase de Gilligan como autor, por otro lado, aparece en muchas otras escenas. Este encuentra pequeños momentos para otros dos personajes. Skinny Pete (Charles Baker) y Badger (Matt L. Jones) se destacan. Me di cuenta que son extraordinarios personajes y que serán tan entrañables como nuestros principales. Incluso toleraría ver más historias de estos.

Como director, Gilligan sigue exactamente el estilo de la serie, con las secuencias panorámicas familiares, imágenes del desierto e incluso una de las famosas escenas de lapso de tiempo, en las que se condensa una gran acción (una maravillosa secuencia en picada, visualizando una maqueta arquitectónica). Y por superfluo que pueda ser el nuevo antagonista, un duelo en el mejor estilo del Salvaje Oeste, trae acción al drama luego del suspenso.

El Camino, una película Breaking Bad hace más que confirmar la versión sombría y pesimista del mundo del director, donde todo lo bello está destinado a desvanecerse y en el que cada ascenso repentino es solo el pródromo de una caída igualmente abrupta. Más que un cierre definitivo a una historia memorable, este resultado, se convierte en un nuevo episodio de una historia que podría continuar para siempre. Un producto satisfactorio, lejos  tanto de la mera operación comercial como de un simple renacimiento nostálgico, que sin embargo no nos dice mucho más de lo que ya sabíamos.

—————————————————

Ruben Peralta Rigaud
Editor en cocalecas.net, Colaborador en SensaCine, Listin DiarioRevista CineastaNota Clave, Cultura Colectiva y Ritmo de la Manana. Miembro de OFCS, FFCC, MPAA  Rotten TomatoesBFCA y ICS
Seguilo en INSTAGRAM y todas sus redes sociales.